Teléfono Móvil gama alta

La palabra eSIM se ha venido repitiendo mucho últimamente, esto quizás debido al empuje que le ha dado Apple a este tecnología, haciendo que sus más recientes modelo de iPhone sean compatibles con esta.

Antes de meternos de lleno y explicar qué es una eSIM y qué podemos hacer con ella, quizás sea buen entender primero qué es una tarjeta SIM.

Suscriber Indentity Module, es el nombre completo de las tarjetas SIM, en castellano sería algo así como: Módulo de Identidad del Suscriptor. Se trata del típico chip que nos ha estado acompañando, y que básicamente sirve para autenticar nuestra identidad frente al operador que nos brinda el servicio de línea móvil.

Al encender el móvil, este tratará de conectarse a la red del operador, mientras todo este proceso se lleva a cabo, los sistemas del operador preguntan por una identidad validad, y ahí es cuando nuestra SIM dice: “Hola, si, somos clientes. Permítenos acceder a la red.”

Ahora que sabemos esto, vamos a la razón por la que has entrado en el artículo.

¿Qué es una eSIM?

La eSIM es exactamente igual a una SIM, pero con la diferencia de que está construida directamente dentro del móvil. Lo que ahorra el hecho de tener que usar una tarjeta física para autenticarnos en la red de nuestro operador.

Una de las particularidades de usar una SIM tradicional, es que es relativamente sencillo cambiar de teléfono y seguir utilizando la misma línea, es cuestión de sacar la tarjeta de un móvil y meterla en el otro.

¿Esto significa que con la eSIM tendremos que cambiar de móvil? Si tienes esta duda, la respuesta es no. La eSIM hace que este proceso sea mucho más cómodo, ya que podemos utilizar aplicaciones nativas u opciones dentro del mismo móvil, que nos ayudarán a que el proceso de cambio de móvil sea igual de sencillo.

Lo que definitivamente si será mucho más fácil, será cambiar de operador. Ya no tendremos que ir a darnos de alta, o esperar a que nos llegue la nueva SIM si es que hemos hecho la solicitud por Internet. Con la eSIM, todo esto, lo podremos hacer desde el mismo móvil.

Además de que las eSIM tienen la capacidad de soportar múltiples cuentas, algo que le viene bastante bien a los que tiene más de una SIM en propiedad.

Los beneficios de las eSIM también los veremos en lo que respecta a la construcción y diseño de los teléfonos. El espacio que antes se reservaba, y era utilizado por la SIM tradicional, ahora podrá ser empleado para por ejemplo aumentar el tamaño de la batería, o quizás, hasta volver a implementar el puerto Jack de 3,5 mm.

Aunque sin duda alguna, los mayores beneficiados serán los wearables — tenía bastante tiempo sin escribir esta palabra —, los cuales podrán conectarse a redes móviles de forma autónoma sin tener que sacrificar su diseño actual, y sin depender del móvil

La eSIM es una tecnología que ha llegado para quedarse, sin hacer mucho ruido, pero ofreciendo muchas ventajas en el corto plazo.

Esperemos que los operadores no se queden dormimos y empiecen a ofrecer soporte para eSIM a nivel general, y no solo para iPhone como es el caso ahora mismo.