Trust Falx, análisis

Hoy os traemos en The Groyne el Trust Falx, un ratón económico, con un diseño atrevido y 7 botones, lo que lo orientan un poco al entorno gamer, pero con unas prestaciones que quizás se quedan algo justas debido al sector de precio en el que se mueve.
Vamos a darle un pequeño repaso, a ver que es lo que nos ofrece.

Diseño, la apuesta más fuerte del Falx

A la hora de realizar un dispositivo económico hay que tener claro que en algo hay que recortar. Trust ha querído priorizar en el diseño con el Falx. Un diseño más arriesgado que original, ya que podemos ver ciertas similitudes con los conocidos R.A.T., eso si, este despiece del cuerpo del ratón no sirve para modificar la forma del ratón y adaptarlo a nuestra mano como sucede en las versiones más altas del R.A.T., otra vez nos fijamos en el rango de precio en el que estamos.

En acabados no podemos esperar otra cosa que no sea plástico, pero el acabado rugoso que tiene le da un toque similar a la cerámica bastante agradable. El plástico interior si que tiene un aspecto algo pobre, pero gana con la iluminación encendida.

La ergonomía es para mi el mejor punto del ratón. Las aletas laterales me resultan muy cómodas para apoyar los dedos cuando realizamos un agarre de palma, y la disposición y tamaño de los botones laterales es adecuado. Los botones alineados con la rueda tienen un tamaño generoso y, aunque no es lo más cómodo del mundo están en una posición habitual.

La rueda es en mi opinión uno de los puntos más flojos. Su diseño liso provoca que el único beneficio al grip sea el material gomoso de los laterales. Esto, unido al click no demasiado firme de esta propia rueda hacen decaer un poco las aspiraciones “gaming”.

Un elemento que podemos configurar del ratón es su peso mediante los 4 pesos de 5 gramos cada uno que están en la pieza triangular central del ratón. Para retirar la pieza debemos deslizar la pestaña de la parte inferior del Falx y esta saltará hacia arriba empujada por un muelle.

Personalmente prefería otro tipo de personalizaciones, como el color de las luces, que seguirá un ciclo con el efecto de respiración variando de color entre azul, amarillo, lila, celeste, blanco, rojo y verde. Podría ser más acertado contar con la posibilidad de dejar un color fijo que se adapte más a nuestra configuración de escritorio. O al menos poder apagar la iluminación.

Rendimiento

En el rendimiento es el gran sacrificado para poder traer un periférico económico, contamos con el ADNS-5050, un sensor óptico modesto que rinde entre 1000 y 2400 DPI. Con una aceleración de 8G, un polling rate de 1000 Hz y una frecuiencia de rastreo de 30ips.

Son números algo justos para considerarlo un dispositivo gaming. Se puede jugar con el, por supuesto, pero si estáis acostumbrados a un nivel de DPI más alto o a la posibilidad de programar los botones o utilizar macros puede que el Falx se os quede un poco corto.

Como decimos no contamos con una personalización mediante software específico del Falx. No podemos personalizar la luz ni los botones, y solo podremos saber el nivel de DPI mediante el color parpadeante de la iluminación cuando utilizamos los botones de niveles de DPI que serán el blanco para los 2400 DPI; rojo, 2000 DPI aprox; azul, 1500 DPI aprox; y verde 1000 DPI.

Conclusiones, ¿es el Falx el ratón que necesito?

El primer punto de partida para saber si este es el ratón que buscamos es el factor económico. Es un ratón que no supera los 30 euros, por lo que no podemos pedir grandes especificaciones.

Si nuestro presupuesto es ese y además buscamos un ratón de diseño llamativo, agarre de palma, ergonomía cuidada y uso diestro, puede que debáis darle una oportunidad al Falx.

No debemos ser muy exigentes con los niveles de sensibilidad o pretender una personalización de botones. Si nuestras pretensiones van por ahí deberíamos incrementar nuestro presupuesto y echar un ojo al Trust GXT 138 X-RAY, que también cuenta con un diseño llamativo, o al Trust Laban que analizamos hace unas semanas, con un diseño más sobrio pero mejor rendimiento y personalización.

Trust Falx

Trust Falx
6

Diseño - ergonomía

7.5 /10

Configuración - personalización

4.5 /10

Rendimiento

5.5 /10

Calidad precio

6.5 /10

Pros

  • Ergonomía. El ratón es muy cómodo en agarre y en uso
  • Relación calidad precio. Es un ratón económico, pero cumple para el trote diario.

Contras

  • La personalización de DPI y de peso se me hace escasa. El no poder configurar la iluminación hace pensar que podría haber sido mejor prescindir de ella.
  • La rueda. No me gustan ni los acabados ni el mecanismo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.