bq Aquaris M5

En los últimos meses hemos hablado mucho de un terminal en concreto, el nuevo bq Aquaris M5, pese a que seguimos a la espera de poder analizarlo, sí que hemos podido tocarlo en alguna situación y hemos podido ver en diferentes reviews por la red que este nuevo buque insignia de bq es algo más de un gama media y os queremos contar porqué pensamos esto.

Hemos dejado atrás una pantalla de calidad aceptable, de un teléfono que busca ser económico, para traer una pantalla de mucha calidad, lo cierto es que la pantalla luce muy bien, buena resolución, buenos colores y unos muy buenos ángulos de visión, la tecnología Quatun Color+ le ha dado un paso a bq y se ha situado muy cerca de la gama alta, seguramente no se puede enfrentar a la gama premium del Samsung Galaxy S6 o del LG G4, pero está en el siguiente escalón, ya no tenemos un panel “normal”, tenemos una pantalla de calidad.

Los materiales van a poco mejorando, no hemos dado el salto a opciones “top”, los materiales nobles –vidrio, acero, etc…– aún no están disponibles, pero pasamos de un “plástico chino”, a un acabado más agradable al tacto, un toque diferente que si bien no es espectacular, estamos delante de un paso respecto a muchos gama media del mercado con plástico fácil de ensuciar, poco cálido, ahora el paso es pequeño pero es hacia un acabado superior. ¿Pronto acabado metálico? Veremos…

bq Aquaris M5 vs bq Aquaris E5 4G

Aunque ya vimos las virtudes que tenía el sensor IMX214 de Sony en algunos dispositivos –el bq Aquaris E5 4G sin ir más lejos–, sigue siendo una buena noticia que la firma española se haya decidido por esto. Sin ser el mejor sensor del mercado, la propia firma nipona tiene uno superior que usan muchos gama alta y tiene los suyos propios que se guarda para la serie Z, el sensor de gama media/alta –en el año 2014 era un gama alta pero ahora mismo no– es una gran opción y ofrece una calidad que pocos dispositivos nos van a ofrecer en la gama media. Seguimos sin ter lo mejor de lo mejor –el rango dinámico es algo mejorable–, pero estamos un paso por delante de la gama media –esa que está asentada en los 200 euros–.

Si miramos la gama anterior con el bq Aquaris E5 y bq Aquaris E5 4G, pasamos de uno de los procesadores más potentes de MediaTeK –que no deja de ser un fabricante de segunda fila en este sentido– o un procesador de gama media de Qualcomm –el “rey” de los procesadores de Android–, a un procesador de Qualcomm, que está situado en tierra de nadie, entre la gama media de los 400 y la gama alta de los 800, que busca aportar cosas diferentes, consumos muy bajos con rendimientos que no buscan ser un gama alta, pero que quieren ofrecer un rendimiento que no deje nada que desear, ni en aspecto multimedia, ni en ninguna otra necesidad que podamos tener.

En el último apartado, y no el menos importante, el precio ha sufrido una subida, teníamos terminales de 180/200 euros en las 5 pulgadas del bq Aquaris 5 y el bq Aquaris E5 –también en el bq Aquaris E5 4G– y aquí nos subimos hasta los 260 euros para el modelo básico, sin duda un precio que para algunos será algo alto, pero obligado por lo que es este nuevo bq Aquaris M5, algo más que un gama media. ¡Adiós al low-cost!