Las tabletas low-cost, el mal que inunda nuestras casas con unas pantallas penosas

Es cierto que no han pasado muchas tabletas por The Groyne, pero algunos de los editores hemos utilizado muchas tablets por diferentes razones, uso personal, uso profesional y para realizar análisis en otros medios digitales. Está claro que en los últimos meses la gente empieza a darse cuenta de que aquel boom que se vivió hace un par de años en el cual todo el mundo se compraba una tableta ha pasado, y desde mi punto de vista hay dos razones, la mala calidad de las tabletas low-cost y que no es lo que todo el mundo pensaba, no se puede hacer nada más allá de consumir contenido.

En los últimos meses algunos fabricantes están ofreciendo tabletas low-cost con mejoras, tenemos ejemplos en Woxter o bq, por nombrar dos marcas españolas. Pero al final el problema viene siendo el mismo, incluso en las tabletas más pequeñas –no vamos a meter aquí las de gran formato donde esto se acusa más— las pantallas suelen contar con una resolución penosa.

Tableta de resolución baja

Poco a poco vemos como a pesar de eso encontramos mejoras, mismamente algunas de las que han pasado por aquí, pese a necesitar algo más de resolución, encontramos que sus paneles IPS o de la tecnología que sea, nos ofrecen buenos ángulos de visión, un buen brillo y unos colores más que aceptables. Por lo menos esas tabletas de pantallas horribles se están marchando de los fabricantes con cierto nombre, pero aún no hace mucho tiempo vi una tableta de unos 100 euros –cobrar más sería un pecado– con 9 pulgadas y una resolución de 800 x 480 píxeles, estamos hablando de unos 100 ppp de densidad de píxeles por pulgada, no digo que una tableta de 100 euros tenga que tener 500 ppp, pero creo que los 150 ppp debería ser lo mínimo para cualquier tableta sea cual sea su precio, os aseguro que mirar para aquella pantalla cansaba y se hacía muy incómodo.

Y ese es el problema de los fabricantes, ahora hay alternativas buenas pero de aquellas primeras desastrosas pantallas los usuarios tienen una idea muy mala. Tampoco voy a pedir Full HD en una pantalla de 7 pulgadas por 120 euros, pero por ejemplo olvidarse de los 1024 x 600 o los 1200 x 600 y subirse a un mínimo de 800 líneas para las 7 pulgadas no estaría mal. Tampoco es necesario el Full HD en pantallas de 8 pulgadas, que con el HD se sitúan cerca de los 200 ppp, con un poco más, alrededor de 230 ppp podrían ofrecer una resolución más que decente, en este caso una resolución de 1600 x 1200 o 1367 x 1024 podría ser una opción más que interesante para lograr pantallas que no resulten dañinas a nuestros ojos y a nuestras ganas de comprar tabletas low-cost.

¿Has sufrido alguna de estas tabletas de resoluciones ínfimas? ¿Cuál es tu experiencia con tabletas low-cost?

Imagen por defecto
Ruben Ulloa

Fundador de Arquitectura de Galicia y The Groyne, editor especializado en tecnología y análisis de producto. Colaborador en Xombit y Andro4all realizando análisis de producto. Dime de qué quieres saber y te haré un blog o un vídeo.

3 comentarios

  1. Las tabletas low cost sólo sirven para hacer un regalo (a un tercero o a uno mismo), jugar con ellas una semana y guardarlas en un cajón. Por ese precio la experiencia es una mierda, así que pronto se aburre uno de ellas. Tanto pagas, tanto te llevas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.