KiKi Challenge Verguenza

En las redes sociales siempre nos encontramos a individuos dispuestos a realizar lo que sea (incluso arriesgar sus vidas) con tal de hacerse famosos de un día para otro. Muchos buscan la fama inmediata con fotografías provocativas, otros dan opiniones polémicas sobre temas tabúes y otros tantos simplemente se limitan a grabarse mientras reproducen las tendencias de moda. Estos últimos son los que dan vida a desafíos como el “Kiki challenge”, una de las modas más peligrosas que se hayan visto recientemente.

El Kiki challenge, un riesgo para la salud propia y colectiva

Parece que el Kiki challenge nació cuando el comediante estadounidense Shiggy subió un video bailando el sencillo de Drake “In my feelings”. Algunas personas quisieron imitar su baile sumándole un poco más de complejidad, haciéndolo al bajarse de un vehículo en movimiento.

Nada más en Instagram ya existen más de 129 000 publicaciones con la etiqueta #KikiChallenge. Y hay de todo, ancianas, jóvenes disfrazados del hombre araña, una chica sobre patines, niñas de menos de 5 años y hasta una que hace el desafío mientras dispara un rifle de asalto.

Cómo pudiste imaginar, si tienes un par de neuronas funcionales, son bastantes los riesgos que se corren al hacer el Kiki challenge. De hecho, YouTube está minado de videos que muestran cientos de accidentes sufridos por estos maniáticos de la aprobación social.

En algunos países las leyes de tránsito dejan claro explícitamente que todo aquel que maneje un auto debe permanecer dentro de él, y que ni la persona que conduce ni sus acompañantes deben descender mientras éste se encuentra en movimiento. Suena lógico.

Cada vez me sorprenden más las cosas que son capaces de hacer algunas personas por un poco de fama. ¿Vale la pena arriesgar la integridad propia por unos cuantos seguidores? Parece que para algunos cerebros la respuesta es un rotundo sí.