Investigadores han utilizado con éxito cables de internet para evaluar la actividad sísmica. Aunque la fibra óptica ha demostrado ser bastante sensible ante los movimientos de las placas tectónicas, todavía no está lista para su uso generalizado.

Este descubrimiento se suma a avances recientes en la detección y prevención de catástrofes naturales, que incluyen aplicaciones para móviles y hardware de detección más asequibles y sofisticados.

¿Cómo detectan sismos los cables de internet?

Todos los países con acceso a internet y televisión tienen cables debajo de la tierra que les permiten acceder a estos servicios. A estos cables de internet se les acopla un instrumento que envía un pulso láser cada vez que se estiran o se comprimen.

La primera prueba fue dirigida por Philippe Jousset, miembro del Centro Alemán de Investigación de GFZ para Geociencias. “Inicialmente no sabíamos qué podríamos registrar”, le dijo Jousset a BBC News, “pero pudimos detectar terremotos desde muy lejos”. Son tan sensibles los cables de internet que lograron captar el tráfico local, la actividad sísmica e incluso el flujo peatonal.

Los propios creadores comentan que el instrumento que se le monta a cada cable es tremendamente costoso, pero aseguran que están trabajando en alternativas más económicas. Cuando estas estén disponibles, puede que las complejas y dispendiosas redes sísmicas actuales sean cosas del pasado.

“Hay miles de kilómetros de cables que ya cruzan las ciudades. Por lo tanto, si podemos acceder a estos cables y descubrir cómo interpretar los datos con precisión, entonces hay un potencial muy interesante para las redes de sensores muy densas dondequiera que haya cables” le dijo a la BBC Elizabeth Cochran, geofísica del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS).

Con los terremotos demoledores que se han desatado en las últimas décadas, no está de más desarrollar nuevas tecnologías que nos permitan estar mejor preparados ante los embates de la Madre Tierra.