Chasm

Chasm ha sido lanzado oficialmente cinco años después de que fuese en éxito en KickStarter.

A partir de hoy mismo, y luego de recaudar 192 mil dólares, podemos probar este nuevo indie si tenemos una PlayStation, una PlayStation Vita o PC.

Es cierto que su desarrollo tardó un poco más de lo normal, pero esto se debe a que los desarrolladores utilizaron el dinero recaudado, para rehacer Chasm prácticamente desde cero.

Uno de estos cambios fue variar la fórmula del juego a una del tipo “roguelite”, en la cual una partida de Chasm nunca se parecerá a la siguiente, lo que nos permitirá jugarlo todas las veces que queramos, experimentando y viendo cosas nuevas cada vez.

¿De qué trata Chasm?

El juego pertenece al subgénero Metroidvania, y donde evidentemente, se mezclan y se implementan los conceptos elementales de jugabilidad que hicieron tan populares a los padres de este género, Castlevania y Metroid.

Por lo general en el subgénero Metroidvania, y tal y como es el caso de Chasm, nos moveremos por un mundo bidimensaional, el cual contará con varias zonas que estarán interconectadas entre sí, y que deberemos ir abriendo conforme vayamos avanzado en el juego, algo que muchas veces también requerirá que regresemos a zonas que ya habíamos visitado con anterioridad.

Esto al final, lo que hace es que exista una mayor integración entre la historia y el diseño de los niveles del juego, todo esto deja como conclusión, que Chasm no sea otro juego donde solamente tendremos que avanzar hacia la derecha, mientras superamos lo que nos pongan por delante y ya está.

Sabiendo esto y centrándonos un poco más en Chasm, tenemos que decir que en una primera impresión el juego promete bastante.

Chasm nos pone en el papel de un recluta que está llevando a cabo una de sus primeras misiones, en la cual tendremos que investigar lo que sucede en una mina (de vital importancia para nuestro reino) que ha dejado de funcionar. Y que como podríamos esperar, lo que encontramos será peor de lo que pudiésemos haber imaginado.

De esta forma a medida que vayamos avanzado en el juego, este irá aumentando su dificultad a medida que nosotros, o nuestro personaje, va subiendo de nivel y consiguiendo nuevas habilidades, que nos permitirán también acceder a zonas que no habíamos podido visitar antes.

A falta de probar el juego en profundidad, la verdad es que Chasm nos entusiasma bastante, sobre todo para jugarlo en la PlayStation Vita. Es uno de esos juegos que le hacía, o le hizo falta, a la consola de Sony para haber tenido una vida mucho más saludable.

Lo descargamos, lo jugamos y les contamos nuestras valoraciones en un próximo artículo. ¿En qué plataforma te gustaría que jugásemos a Chasm?