Un estudio de la Universidad de Chicago ha descubierto el agua tibia, o sea, ha confirmado lo que ya todos suponíamos: el iPhone es el teléfono de los ricos.

Da igual que te hayas pasado meses ahorrando para comprar el smartphone. Tampoco importa que tu ropa no esté del todo nueva o sea de una marca reconocida. Ni siquiera es relevante que ganes un salario mínimo. Si tienes un iPhone, la gente te verá como millonario.

El teléfono de los ricos según las estadísticas… y los prejuicios

Los investigadores del Buró Nacional de Investigación Económica de la Universidad aseguraron: “Durante nuestros años de investigación, ninguna marca ha sido un ejemplo de sueldos elevados como tener un iPhone”.

De acuerdo al estudio, 69 de cada 100 personas que posee un iPhone cuenta con ingresos altos en comparación al promedio de la población. Si tenemos en cuenta que el precio del último iPhone X en España es de alrededor de 1 159 euros y que, el salario mínimo interprofesional (SMI) se sitúa en los 735,9 euros al mes, no es de extrañarnos que el iPhone esté considerado como el teléfono de los ricos por excelencia.

Curiosamente se puede ver en la misma publicación que, hace tan solo 14 años, la marca que mejor indicaba la riqueza era una de mantequilla, ya que en Estados Unidos la margarina es mucho más consumida que la mantequilla y esta última generalmente tiene costos muy elevados.

Si el iPhone es el smartphone de los ricos entonces ¿cuál es el de los menos favorecidos? Esta pregunta también fue contestada por el estudio. Un 64% de los norteamericanos más pobres utilizan móviles con el sistema operativo Android, básicamente debido a que tienen precios más bajos que los de la competencia.

En un mundo de apariencias, tener un iPhone se convierte en un boleto seguro a la lista de los más ricos y famosos. Al menos en el imaginario colectivo.