Fortnite 02

El género Battle Royale está viviendo su época dorada. Después de unos inicios, que datan ya desde hace varios años atrás, por fin está viendo como el trabajo, la perseverancia, los aciertos, y sobre todo, el free-to-play están dando resultados.

No hay duda de que a los dos exponentes de este género que mejor les va es a PlayerUnknown’s Battlegrounds (PUBG) y Fortnite. Aunque el segundo ha visto como su popularidad se ha alzado sobre el resto a una velocidad, que de una u otra manera, no deja de sorprender.

A mi la verdad, me sorprende de no muy buena manera la fama que está teniendo Fortnite, y más que todo porque lo veo como un juego, sencillamente, vacío.

Primero, el genero de Battle Royale, y lo explico por si estás llegando ahora, se basa en que un grupo de jugadores son lanzados desde un avión a una isla prácticamente desnudos, una vez en tierra tienen que armarse con lo que consigan, con el único objetivo de, lograr ser el último jugador que quede con vida.

Añadiéndole a esto, que el mapa o el área de acción se va encogiendo cada cierto tiempo, llegando incluso en las instancias finales del juego a ser de unos pocos metros, y haciendo que los encuentros con otros jugadores sean cada vez más frecuentes.

Es un género que requiere mucha planificación, gestión, y estrategia para saber cuando y cuando no entrar en combate, siendo lo interesante que, incluso si se dan todas las circunstancias, puedes llegar a ganar una partida sin necesidad de haber matado a nadie.

Por lo general cuando juegas a este tipo de videojuegos en especial PUBG, al menos en mi experiencia, sientes mucha tensión y agobio de no saber exactamente que va a pasar al entrar a esa casa que vez abandonada en la cima de aquella colina, o al correr por ese pasillo que parece solo y sin peligro.

Eres tu contra 99 jugadores más que estarán esperando a que des un paso en falso para acabar con tu partida, algo que cuando sucede genera otro tipo de sensación, la de haber perdido algo, por poner un poco de drama.

No se pierde nada salvo el tiempo que hayas estado jugando, pero la sensación es esa, y es lo que hace que vuelvas a jugar una y otra vez.Fortnite 01

Por el contrario, Fortnite, no me genera nada de eso. Más bien todo lo contrario, siento que puedo ir corriendo sin cobertura alguna por el medio del mapa sin que pase nada, y si llega a pasar algo, da igual, solo fue una partida de un Battle Royale casual.

Antes de continuar, tengo que decir que la parte de la construcción en tiempo real le da un plus al juego, una mecánica que no tiene ningún otro y que es atractiva y difícil de dominar, pero que la final, se ve empañada por un juego que pese a todo esto carece de algo muy importante, y es ese factor que te engancha y hace que quieras jugar una y otra vez, aún sabiendo que hay muchas posibilidades de perder.

Entonces, ¿por qué la gente juega tanto a Fortnite, por qué es tan famoso y por qué copa los streaming en Twitch y es el rey en YouTube?

La respuesta es fácil, la dije al principio. Mientras otros juegos como PUBG, H1Z1 y sus derivados te piden unos 30€ para poder jugar, Fortnite es free-to-play, es decir, es totalmente gratis salvo que quieras comprar algún skin o cualquier otro accesorio dentro del juego.

Esto ha generado una reacción en cadena, en la que partiendo de que a todos nos gusta que nos den cosas gratis, ha hecho youtubers, streamers y la prensa especializada se haya volcado de lleno con Fortnite.

Al final es cuestión de números, Fortnite no es que sea mal juego, solo es peor que el resto, el tema es que al ser gratis es fácil perdonarle sus carencias y dejarse llevar por la burbuja en la que flota.

Sin embargo, al final de todo Fortnite es un juego con un buen potencial, pero que se hace aburrido a las pocas partidas. En lo personal, me bastaron dos partidas para darme cuenta que el juego no era para mi, que no tenía eso que yo quería, y que quizás después de todo pagar no es tan malo.