hacker ciberataques

Los ciberataques más comunes en Internet son los de denegación de servicio, o DDoS por sus siglas en inglés. Se llevan a cabo cuando se genera un flujo inmenso de información desde varios puntos o por varias personas hacia un único sitio web para tratar de colapsar los servidores que lo mantienen online y así “tumbarlo”.

Hoy podemos decir que la red pasó a ser un sitio algo más seguro gracias a la detención, en una operación de tintes hollywodescos, de un grupo de hackers que funcionaban a nivel mundial y que vendían sus servicios para organizar ciberataques. En total, el grupo tenía algo más de 130 000 clientes y realizó 4 millones de ataques DDoS.

Los miembros de la organización se autodenominaban los WebStresser, y de ninguna forma ocultaban sus intenciones, algunos incluso ni su identidad. Eso los condujo directamente tras las rejas: uno de los jóvenes, un serbio de 19 años, habló de manera distendida con Facebook de su papel en la “empresa”. Parece que esta conversación fue un punto crucial para poder acabar con ellos.

El precio de los ciberataques

Aunque parezca surreal, mandar un ciberataque utilizando los servicios de estos pillos no resultaba nada costoso. Por apenas 15$ era posible contratarlos e inundar con un tráfico absurdo cualquier sitio web, perjudicando o simplemente fastidiando a sus propietarios.

Doce países en total fueron los que actuaron al mismo tiempo en contra de los administradores de WebStresser: Croacia, Canadá, Serbia, EEUU, Alemania y España fueron algunos de los que colaboraron, liderados por agentes del Reino Unido y de los Países Bajos.

Desde EuroPol afirman que esto es una victoria sin precedentes para las fuerzas del orden, pero que de ninguna manera podemos creer que los ataques DDoS desaparecerán de Internet. Por lo que recomiendan seguir tomando precauciones para paliar los efectos de este tipo de ciberataques.

Punto para los buenos.