Pornhub bitcoin-2007769_1920

Uno de los amos y señores de la pornografía en internet Pornhub, ha anunciado este 17 de abril que a partir de ahora comenzará a aceptar criptomonedas como método de pago. Con la criptomoneda Verge, los usuarios de Pornhub podrán cancelar cualquier servicio que la página ofrezca, incluyendo la suscripción Premium. Además, los sitios de pornografía hermanados con Pornhub, Brazzers y Nutaku, también se suman a esta iniciativa.

Una de las razones por la que la página ha escogido a la criptomoneda Verge por sobre otras opciones es que es totalmente anónima, algo que cae como anillo al dedo cuando se trata de pornografía. Cada Verge tiene un valor cercano a los 10 céntimos de dólar, un precio muy bajo si se compara con otras criptomonedas mucho más populares como el Bitcoin o el Ethereum.

Declaraciones del VP de Pornhub

El vicepresidente de Pornhub, Corey Price, dijo en el anuncio a la prensa que “La historia ha demostrado que la industria del entretenimiento para adultos juega un papel crítico en la adopción de tecnologías innovadoras. Esto lo vivimos con el VHS, el Beta Max, las tarjetas de crédito y, más recientemente, los lentes de realidad virtual. Esperamos que las criptomonedas sigan el mismo camino.”

La pornografía y las criptomonedas parecen llevarse bien

Pornhub no ha sido la única marca de las que se encuentran en el mercado de los adultos que le ha hecho guiños a las monedas digitales. Recientemente te informamos que la mismísima mítica Playboy se abría a recibir pagos con criptomonedas.

La industria de la pornografía es más grande de lo que creemos. Para entender sus dimensiones comparémosla rápidamente con Hollywood. Anualmente Hollywood lanza unas 600 películas y genera ingresos que rondan los 10 billones de dólares, mientras que, los estudios de pornografía crean unas 13 000 películas y todas ellas suman ganancias cercanas a los 15 billones de dólares. El entretenimiento para adultos genera más dinero que la MLB, la NFL y la NBA combinadas.

El tiempo nos dirá si este tipo de decisiones hacen crecer aún más al ya de por sí gigante mercado pornográfico.