google-assistant-destacada

¡Ah, las megalópolis! – suspira-. El sueño de todo aquel que quiere abrirse un camino propio. Diseñadores, ingenieros, abogados, médicos, comerciantes, todos, si quieren alcanzar lo más alto de su rama, tienen en algún momento que dejar de lado el trabajo en las provincias e irse a competir con los mejores en las mega ciudades.

Pero grandes oportunidades vienen siempre acompañadas de grandes riesgos y de enormes sacrificios. La tasa de desempleo en las grandes ciudades es mucho mayor que en las provincias (aplíquese a cualquier país), así como el porcentaje de ciudadanos en condición de calle. El tráfico es terrible, con atascos diarios de horas y, evidentemente, todos estos elementos impactan negativamente en la calidad de las condiciones medioambientales.

Para poner un ejemplo cercano, según un informe emitido en enero de 2018 por Ecologistas en acción, durante el 2017 la ciudad de Madrid (si bien no es una megalópolis) tuvo un notable incremento en los niveles de contaminación por dióxido de nitrógeno (NO2), un compuesto químico nocivo para nuestro sistema respiratorio.

Con un ambiente de tan mala calidad en las grandes ciudades, Google a través de su buscador y su asistente virtual Google Assistant, ha querido poner su granito de arena para disminuir el impacto de tantos químicos en nuestra salud, y es así como ahora podrás consultarle la calidad del aire en diferentes ciudades del mundo.Google Assistant Calidad del Aire

De esta forma, con tan solo googlear “calidad del aire” seguido del nombre de la ciudad, o bien hacienda la consulta en Google Assistant, podremos ver una barra en la que nos indica (en tiempo real) la calidad del aire en el sitio deseado, así como el contaminante principal.

Al momento de realizar este artículo, la calidad del aire en, por ejemplo, Nueva Delhi, estaba calificada como “Insalubre para grupos sensibles”. Además, el buscador acompañaba la información con el siguiente aviso: “Pueden experimentarse dificultades para respirar. Las personas que sufren problemas respiratorios o coronarios deberían reducir la práctica intensa o prolongada de actividades al aire libre.”

Si bien es una medida que no impactará en lo absoluto ni ayudará a disminuir los niveles de contaminación, al menos contribuirá a que planifiquemos mejor nuestras salidas.