Babbel

Después de volver a +Babbel durante unos meses, la verdad es que tengo más claro lo que puedo decir de una aplicación que durante el tiempo que la he usado en un largo período de tiempo no ha hecho mucho más que confirmar las sensaciones que tuve durante el análisis de la misma que realizamos hace casi un año. Sin duda tengo claras muchas cosas sobre +Babbel después de intentar yo mismo aprender idiomas con este servicio y en muchos casos no tiene que ver con el servicio en sí.

Si valoramos +Babbel como servicio, lo planteamos desde el principio con las opciones y lo que ofrece, todo lo que tenemos que decir es bueno. Lo podemos usar en nuestro smartphone, en nuestra tableta_, en nuestro ordenador, y en todos los sitios funciona bien, está claro que parece que la experiencia en un móvil es mejor que en un ordenador, pero porque está más orientado a su uso en dispositivo como este, más allá de pantallas grandes, en las cuales la interfaz es mejorable. El uso por otro lado no se resiente, y es fantástico y rápido en todos los dispositivos.

Babbel

Además de esto, la plataforma sigue aumentando, tenemos más opciones, mejora poco a poco, y tenemos la esperanza de añadir nuevos idiomas, quizás cuando estés leyendo esto ya tenemos más idiomas, así que os dejo un enlace a su página web para que le podáis echar un vistazo. Respecto al precio, estamos donde estábamos. El precio estándar mensual es de 10 euros, pero podemos llegar a los 5 euros si nos planteamos contratar el plan anual, algo que en muchos casos puede parecer excesivo, pero con los paquetes de 3 o 6 meses, un buen tiempo para probar la aplicación bien, tenemos ofertas interesantes.

Y ahora viene lo importante de +Babbel, la capacidad de aprender en cortos períodos de tiempo con sus lecciones ordenadas y planificadas. Quizás no todo es perfecto, y tiene un pequeño problema, así como algunas lecciones se consiguen relativamente rápido, otras se hacen quizás un poco largas para invertir esos 10/15 minutos. Quizás para algunos media hora no es mucho, pero la verdad es que yo hay días en los que no tengo mucho más, y ese tiempo extra es demasiado.

El único problema que me he encontrado para aprender idiomas con este servicio, soy yo mismo. La aplicación es cómoda y rápida, el servicio funciona bien, pero si tú no quieres ponerte, no tienes esa fuerza de voluntad, será imposible. Algo que en muchos casos no sucede con otro tipo de aprendizaje. Una academia, un profesor, unos amigos con los que ir a hablar, eso te obliga a hacerlo, tienes una obligación más allá de que tú quieras aprender o necesites aprender. Hay algo en tu calendario que te hace ir o quedar o estudiar, con Babbel aprendes cuando quieres/puedes, y eso a veces te lleva al pensamiento de, ya lo hago después.

Está claro que superado este problema, por precio y comodidad Babbel es mucha mejor opciones que cualquiera de los otros medios comentados. En especial en el apartado económico, aunque claro, esto lleva asociado otros temas, no siempre buenos. El aprendizaje a nivel oral es bueno, escuchas y lees, pero no tendrás a nadie que te perfeccione el acento, algo que para muchos españoles suele ser lo más complicado.

Babbel

Mi veredicto es bastante sencillo, si quieres aprender idiomas, te ves capaz de esforzarte diariamente y no quieres gastar mucho dinero, Babbel es perfecto. Para aquellos que necesitan aprender idiomas, que los van a tener que usar sí o sí en situaciones exigentes y que o no se organizan bien, o no tienen fuerza de voluntad o se les dan muy mal, seguramente deberían optar por otros medios, más caros y tediosos, pero más adecuados.