Wiko Fever, depurando el diseño de algo que ya era bueno

Wiko Fever

Siempre me acordaré como vi y descubrí por primera vez un terminal Wiko, fue en el MWC de hace casi dos años, en mi agenda de “cosas que hacer” había una que era, hablar con la responsable de publicidad de Wiko y con la agencia de prensa que lleva a la empresa francesa en España, la realidad es que en aquel momento como coordinador de un blog bastante grande de Android había oído hablar de la marca francesa, pero nunca había visto un terminal en directo y la verdad es que las primeras impresiones fueron excelentes. Tenía un catálogo de terminales bastante grandes, pero algunos como el Darkfull o el Highway, aportaban un diseño diferente a la “monótona” gama baja/media de Android.

Es cierto que algunos de ellos, por ejemplo el Wiko Highway, tenían diseños muy similares a la gama alta de Android, la familia Xperia Z de Sony estaba presente en nuestras retinas al ver alguno, en otros casos puede que alguna trasera nos recordara a algún terminal de HTC, pero pese a eso, nos gustaron. En los últimos años Wiko ha seguido con esa demostración de que se puede hacer diseño interesante a precios competitivos, que no es necesario hablar de 600 euros para ofrecer materiales premium –cristal, aluminio, etc…– y que, hay marcas que buscan ofrecer buenas experiencias de usuario no solo a través del uso, sino también de la vista.

Wiko Fever

Después de varias generaciones, muchos terminales –demasiados para mi gusto–, algún que otro refrito con menos calidad que sus predecesores y varias vueltas, a finales del año 2015 la compañía francesa presentó el Wiko Fever, un terminal que sigue depurando el diseño en la marca, que da un nuevo camino en los terminales franceses, dejando atrás los bordes rectos y lisos y los acabados frágiles –de cristal o metálicos, que son fácilmente rayables–, por terminales con bordes curvos –se ve que está de moda desde que Apple presentó su iPhone 6– y acabados traseros, de menos calidad que los anteriores, pero de una mayor durabilidad y que permiten el acceso a la parte trasera del terminal de una manera más cómoda, sin renunciar a un aspecto, digamos que, aceptable. En este Wiko Fever tenemos estos mismos bordes curvos metálicos y un acabado trasero con un plástico que imita el cuero, similar al Samsung Galaxy Note 4, además en el apartado del diseño, me gustaría destacar la unión de la pantalla con los bordes, con un acabado suave, cómodo y agradable a la hora de deslizar el dedo.

En definitiva, la compañía francesa sigue buscando su camino en el diseño de terminales, un diseño interesante que llega a un punto en este Wiko Fever que nos gusta bastante, ligero, con poco grosor y buenos acabados. Desde mi punto de vista, a la marca solo le queda “hacer terminales reconocibles”, que la gente sepa que es un Wiko y que se centren en una línea de diseño como tendencia para los próximos años. ¿Qué os parece el Wiko Fever? ¿Y el resto de terminales de la marca francesa?

*

Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR