Garmin Vivoactive experiencia de uso destacada

Anteriormente en nuestro análisis del Garmin Vivoactive les comentaba lo bien que se desempeña este wearable como medidor de actividad física, de hecho es la faceta que más destaca de este dispositivo. El cual, gracias a su GPS integrado y a toda la experiencia y plataforma tecnológica de Garmin, es capaz de hacer mediciones sumamente precisas.

Por otro lado, tenemos el software del Vivoactive, un apartado que aunque tiene un amplio rango de mejora, nos ofrece unas opciones bastante interesante y a las cuales los más asiduos al deporte pudiesen sacarle mucho provecho.

En detalle, el Garmin Vivoactive cuenta con planes de medición específicos para correr, montar bicicleta, nadar, caminar y jugar golf. La idea detrás de esto, es que el usuario seleccione el tipo de actividad que va a realizar para que de esta forma, el Vivoactive cambie su configuración de rastreo y medición adaptando estos parámetros a la actividad elegida. Suena interesante ¿no?, veamos estas opciones con más detalle.Garmin Vivoactive experiencia de uso 02

¿Cómo es correr y caminar con el Vivoactive?

Aunque wearable de Garmin tiene separadas estas categorías en dos sistemas de medición diferentes, de acuerdo con mi experiencia de uso ambas funcionan de una forma muy similar, la diferencia clave en este sentido será la velocidad de nuestro movimiento, mientras más rápido sea este más activo estará y el GPS del dispositivo.

Aparte de esto, el sistema de rastreo del Vivoactive es bastante bueno. A diferencia de otros dispositivos, el wearable de Garmin refleja sin problemas de que lado de la calle estamos pudiendo incluso distinguir si cambiamos a la acera de enfrente. Todo esto lo hace tan rápido que a veces da la impresión de estar sucediendo en tiempo real.

En cuanto a la presentación de los datos, tanto la opción de correr como la de caminar nos muestran los datos más relevantes que podríamos esperar, aunque con algunas diferencias significativas. De esta forma, tendremos en común un cronómetro y distancia recorrida.Garmin Vivoactive aplicación Android

La diferencia la vamos a tener en el ritmo y la intensidad del ejercicio. Cuando caminemos, el Vivoactive le dará prioridad a nuestra velocidad mostrándonos en km/h que tan rápido nos vemos, mientras que cuando estemos corriendo el dispositivo le dará prioridad a la eficiencia de nuestro ritmo, y se nos mostrará cuanto tardamos en recorrer un kilómetro.

Finalmente, un punto importante que hay que destacar es que el Vivoactive es capaz de reconocer diferencias en la elevación de terreno, un dato que aunque no podamos apreciar directamente en el dispositivo, podremos consultarlo luego en la aplicación para Android o iOS del mismo.

¿Cómo se comporta cuándo nadamos?

El Vivoactive está certificado con protección contra el agua, y nos permite sumergirnos con el hasta una profundidad de 50 metros -si saben de un wearable que se pueda sumergir tanto, les pido que lo mencionen en los comentarios- por lo que una piscina no será rival para este dispositivo.

Haciendo la comparación con correr o caminar, el registro de nado es un poco más limitado. Esto se debe principalmente a que en esta actividad no se hace uso del GPS, por lo que para medir este tipo de ejercicio se recurren a otros mecanismos.

El Vivoactive es capaz de determinar el tamaño de la piscina utilizando el acelómetro para monitorizar la cantidad de brazadas que demos, de esta forma se mantendrá en medición continua hasta que detecte alguna pausa en nuestra actividad, como por ejemplo cuando damos la vuelta al llegar al final de la piscina. Sabiendo esto, hay que tener cuidado con las pausas involuntarias.

Aunque este sistema parece un poco limitado en comparación con el modo de caminar o correr, al final es capaz de ofrecer resultados aceptables en cuanto a precisión se refiere.Garmin Vivoactive experiencia de uso

¿El Vivo active sirve para jugar golf?

Por cuestiones de logística este es uno de los apartados que menos pudimos probar, pero sí, el Vivoactive también es capaz de medir nuestra actividad cuando jugamos golf.

Su sistema está programado con mas de 39 mil campos de golf repartidos por todo el mundo, por lo que si damos con uno de estos campos y tenemos con nosotros el dispositivo, podremos entre otras cosas medir la distancia de nuestros golpes, o saber a que distancia estamos del hoyo para así elegir mejor que palo utilizar.

Conclusiones

Las pruebas que hemos hecho con el Vivoactive han servido para dejarnos claros que cuando dos conceptos se mezclan, en este caso medidor de actividad y smartwatch, y uno de estos conceptos sobresale y opaca a su complemento es que algo no ha salido del todo bien. Todavía hay un margen amplio de mejora, pero ojo, esto no tiene por qué ser del todo negativo.

Siguiendo en la línea de las impresiones y sensaciones que nos dejó cuando hicimos el análisis del dispositivo, el Vivoactive puede llegar a ser tu compañero ideal durante la rutina diaria de ejercicio, eso sí, no le exijas mucho a su parte de reloj inteligente.