Huawei P8, la firma china viene fuerte con un gran diseño y una cámara interesante

Huawei P8

Hoy también venimos un poco tarde con la presentación de un nuevo terminal, pero parece que a nosotros la velocidad nos importa menos que la calidad, así que intentaremos contaros todas las novedades del nuevo terminal de la firma china Huawei, el nuevo Huawei P8, de una manera detallada, intentando explicar todos los puntos que pueden hacer de este nuevo tope de gama de la compañía asiática uno de los terminales más interesantes del mercado actual.

Primero me toca hablar del aspecto, de la construcción y del diseño del Huawei P8, por tercera generación consecutiva la firma china busca ofrecer un terminal premium, un dispositivo diferente que intenta dejar atrás el lado despectivo de la palabra “chino” cuando hablamos de un producto tecnológico, e intenta aportar calidad, buenos materiales y, en definitiva, un aspecto bonito.

Nuestra mente al ver el Huawei P8, lo asocia directamente al iPhone, su diseño no es igual, porque encontramos diferencias en la tapa trasera, en los bordes –aquí bastante acusada– y hasta en la relación de tamaño del dispositivo, pero tiene una serie de cosas que sí que nos recuerdan mucho al terminal de Apple, y son los cantos, la vista lateral con esas esquinas redondeadas, y los bordes de las antenas. Lo cierto es que el terminal de Huawei, también nos puede recordar a otros dispositivos, pero la inspiración en Apple, es más que evidente.

Por lo demás hay que valorar en gran medida el trabajo de Huawei, que se parezca al terminal de la firma de Cupertino no es malo tampoco, la utilización de materiales nobles, un diseño muy delgado –el terminal de la firma china cuenta con solo 6,4 mm de grosor, además sin elementos que hagan crecer ese grosor como sucede en otros terminales que se mueven en esos 6/7 mm de grosor– y una imagen final agradable, hacen de este Huawei P8 un terminal bonito con todas las de la ley, además de pequeño con unas medidas de 144,9 x 72,1 x 6,4 mm y un peso de 144 gramos.

El siguiente punto en el que Huawei dejó manifiesto que ha querido mejorar y mucho ha sido en la cámara y todas sus funciones. Primero nos encontramos con un sensor de 13 megapíxeles, aquí la firma china no se ha dejado llevar por números, y ha decidido mejorar otros detalles de la cámara del Huawei P8. El primero y que cada vez está más de moda entre muchos terminales del mercado es la incorporación de un estabilizador de imagen óptico, uno de los mejores del mercado –según palabras de Huawei claro–, es capaz de corregir movimientos de la mano que generen una distorsión de hasta 1,2º en la lente, ayudándonos así a estabilizar vídeos y controlar posibles movimientos en fotografías con exposiciones muy largas.

Uno de los primeros cambios significativos viene en la incorporación de un sensor RGBW –Red, Green, Blue, White–, capaz de capturar la luz blanca de manera independiente frente a los tradicionales que se quedan en los tres colores primarios. Esto parece que ayudará al Huawei a enfrentarse a dos de los problemas más comunes en cualquier cámara, hacer frente a los grandes contrastes, mejorando el rango dinámico, y ofreciendo un mejor rendimiento de las fotografías con poca luz.

Huawei P8

Por último, el factor que también ha mejorado Huawei es el procesador de imagen de la cámara, según ellos a niveles de cámara DSLR, yo la verdad es que tengo mis dudas hasta poder probarlo, pero la cosa promete funcionar bastante bien. Con esta mejora conseguirán enfoques más rápidos y precisos, mejores colores y una conversión de lo captura a imagen final de más calidad, o eso es lo que promete.

Después como punto extra tenemos una serie de funciones que tienen un aspecto interesante, el primero es el Light Painting, con esta función podremos realizar fotografías impresionantes, tendremos la capacidad de hacer fotografías de elementos en movimiento consiguiendo estelas mientras el resto de la escena se mantiene congelada, suponemos que se trata de algún método de superposición de fotogramas, de los cuales se extrae los puntos en movimiento o con mayor luminosidad y se solaparán con la imagen final –sino no entendemos las imágenes con sujetos en movimiento pero que quedan congelados, y las “luces” sí que tienen esa estela–. En el apartado del vídeo la novedad viene de la mano del sistema Director Mode, que nos permitirá grabar vídeo hasta con cuatro dispositivos Huawei P8 a la vez y seleccionar la toma que más nos guste en cada momento para realizar el montaje final del vídeo.

Huawei P8

Para completar el apartado fotográfico contamos con un flash de doble tono, que permite mejorar el balance de blancos en las fotos nocturnas con flash, para no parecer un zombie blanco en este tipo de fotos, y una cámara delantera con bastante calidad que ofrece unos buenos selfies, una de las mejores del año pasado ya la tenía su antecesor, el Huawei Ascend P7.

La pantalla que incorpora el Huawei P8, es un panel de 5,2 pulgadas con calidad Full HD, con una densidad de puntos por pulgada de 424 ppp. Además incorpora una nueva tecnología IPS creada por Huawei para su paneles móviles, se llama NEO-IPS, en principio nos dará grandes ángulos de visión, colores muy profundos y un brillo máximo que promete tener un funcionamiento bueno en las situaciones más complicadas. Sin probarlo poco se puede decir, pero lo cierto es que en general las últimas pantallas de Huawei están bastante bien situadas en el mercado.

Huawei P8

El resto de especificaciones lo dejan un pequeño paso por debajo de la gama alta actual, quizás no en experiencia de usuario, pero sí en potencia bruta. Un procesador propio, el Kirim 930, que promete un buen desarrollo y una alta eficiencia energética, pero que sigue por detrás del nuevo Exynos de Samsung o del Qualcomm Snapdragon 810. El lado bueno es que contaremos con 3 GB de memoria RAM, por ahí iremos sobrados, y un almacenamiento interno de 16 GB con slot para tarjetas microSD en la segunda ranura de tarjetas SIM –es un terminal Dual SIM con 4G–.

La batería del Huawei P8 será de 2.680 mAh, algo que parece un poco escaso cuando vemos un terminal de 5,2 pulgadas, pero que se supone que con un procesador adaptado a un consumo menor en condiciones de reposo puede ser suficiente para un día de uso. La verdad es que en este sentido los datos de consumo y rendimiento del procesador parecen buenos, pero también lo parecían el año pasado con el Huawei Ascend P7 y la verdad es que la autonomía era sin duda uno de los peores aspectos del antecesor del Huawei P8.

Huawei P8

Todo esto vendrá con Android 5.0 Lollipop con la capa de personalización EMUI 3.1, algo muy diferente a lo visto en muchas de las capas de los fabricantes más habituales —os lo hemos contado cuando probamos el Honor 6— y que se parece en muchos aspectos a iOS, el diseño de los iconos, la eliminación del box de aplicaciones y algunos detalles más. La verdad es que en este sentido Huawei consigue hacer funcionar de manera correcta su software pese a ser muy diferente a Android nativo, así que tampoco podemos poner quejas excesivas a la personalización, no hay nada que no se pueda arreglar de una manera sencilla con un launcher.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.